ALEATORIEDAD

0

ALEATORIEDAD

Cuando solicité los azulejos nuevos para la alberca y quise mezclar 3 colores de manera aleatoria, me comentaron que ello generaría un costo adicional porque las placas de 30×30 cms tenían que combinarse a mano de acuerdo con un patrón aleatorio.

http://www.informationenergymedicine-academy.com/wp-content/uploads/pool-300x93.png 300w, http://www.informationenergymedicine-academy.com/wp-content/uploads/pool-1024x320.png 1024w" sizes="(max-width: 1099px) 100vw, 1099px" />

(Esta alberca -que me brindó una gran cantidad de DLE- inspiró las ideas que leerá a continuación relativas a la ALEATORIEDAD; los azulejos tendrán que ser retirados por completo porque se hallaron fugas en la alberca).


He aquí  mi pregunta para ustedes: “¿Por qué no simplemente mezclar todos los azulejos y colocarlos en las placas tal y como están?” Ésta es una pregunta muy profunda y verán que está muy relacionada con la manera en cómo y por qué funciona el sistema CoRe y por qué vivimos nuestras vidas de la manera en que lo hacemos.

“Este artículo será el primero de una serie de documentos que abordarán nuestra relación disfuncional con lo “ALEATORIO”. Les mostraré por qué estoy de acuerdo con la ciencia ortodoxa en cuanto a que los métodos de diagnóstico como el análisis sanguíneo de campo oscuro, el diagnóstico de pulso, el diagnóstico por péndulo, la kinesiología, etc. proporcionan resultados aleatorios si no se les fuerza a lo contrario. SIN EMBARGO debemos entender que lo aleatorio es importante y significativo pero se corrompe si el hemisferio cerebral izquierdo lo interpreta de manera errónea.”

Paradójicamente, no es tan sencillo hacer que algo se vea aleatorio (la manera en que concebimos el azar). Si alguna vez ha intentado pintar una habitación con un color de su propia creación, sabe que el color se ve muy irregular, y por alguna extraña razón pensamos que no es adecuado.

“Lo anterior se debe a que no estamos conscientes de que queremos alcanzar el azar “ideal”, que de hecho es un concepto puramente matemático que establece que si tenemos – por ejemplo – tres posibilidades, así como en mi alberca, de que dos mosaicos del mismo color estén uno junto a otro es de 3 Exp 2, lo que significa que cada 9 azulejos tendremos esta repetición de dos azulejos del mismo color, uno junto a otro. Aún más extraña es la posibilidad de que este color se pueda repetir tres veces en una misma fila, lo cual se representa con la fórmula 3Exp3, que significa que una vez cada 27 ocasiones este azulejo podría aparecer, de acuerdo con esta definición de aleatoriedad.”

Éste es el concepto de lo aleatorio que quiero cuestionar, probablemente por primera vez en la historia. Como seguramente ya saben, fui el primero en afirmar abiertamente que todos los llamados “dispositivos médicos cuánticos” como Quantec, EPFX, Oberon entre otros, se basan en un generador de números o eventos aleatorios, que también recibió el nombre de generador de ruido o generador no lineal. En la actualidad éste es un concepto conocido- aunque no cuestionado- pero en aquel entonces se publicitó como una ciencia cuántica muy avanzada y patentada.

Resulta aún más extraño que muchos usuarios de estos generadores aleatorios de evaluación reportaron resultados sorprendentemente precisos e incluso casos exitosos de sanación como consecuencia de dichos hallazgos. Para mí, el siguiente paso en el desarrollo posterior de dichos generadores de cifras aleatorias fue el uso de una fuente de semi-conducción de electrones aleatorios que se utiliza también para codificar mensajes para su transmisión, así como un generador de eventos aleatorios.

“Me percaté de que la anterior, y probablemente cualquier fuente aleatoria, no sigue esta idea simplista de la aleatoriedad que nació hace algunos siglos en la mente de algunos matemáticos. De hecho, cada patrón aleatorio en la naturaleza, ya sean formaciones de nubes o de olas, distribuciones de arena o piedra, contienen un patrón repetitivo que se puede descubrir con una investigación más a conciencia. Una fuente de gran inspiración y aprendizaje para mí fue el texto de Stephen Wolfram, “UN NUEVO TIPO DE CIENCIA” (disponible en http://www.wolframscience.com/nksonline/toc.html), que es la columna vertebral de las matemáticas o una nueva Ciencia. A partir de estas ideas desarrollé el sistema CoRe, que fue el primero en su clase en hacer uso de estos patrones repetitivos, y por tanto, lograr más resultados capaces de ser reproducidos.”

http://www.informationenergymedicine-academy.com/wp-content/uploads/a-new-kind-of-science1-300x155.png 300w" sizes="(max-width: 463px) 100vw, 463px" />


De hecho, toda nuestra vida y el proceso de crecimiento implican aprender a ver patrones repetidos, y después aprender a usarlos o evitarlos. Algunas personas son mejores en este tema que otras, y por ello se considera que tienen un aprendizaje acelerado, en tanto que otras cometen los mismos errores una y otra vez.

El concepto matemático simplista que señalamos anteriormente se encuentra en nuestro camino para comprender muchos de los fenómenos que sabemos que sí existen, pero que como todos aquellos para los que no tenemos teorías científicas válidas, son considerados como mágicos o ilusorios. Todo aquel que hace apuestas sabe que hay días en que un triunfo sigue a otro, y otros días en que se pierde constantemente. Algunas personas son buenas para percibir si ese día será de ganar o perder, y por tanto pueden ganarse el sustento a través de las apuestas.

De acuerdo con las matemáticas, éste no sería el caso, pues los triunfos o derrotas consecutivos ocurren rara vez. Sin embargo, todos sabemos que los días buenos y los días malos son muy comunes y que “una tragedia rara vez viene sola”.

¿Cómo puede explicarse esto dado que los cálculos antes mencionados son correctos en algunos casos? Es simple: las matemáticas asumen que no existe relación entre las diferentes posibilidades que se consideran. No obstante, en casi todas las situaciones existe alguien o algo que toma una decisión entre las diversas posibilidades -como por ejemplo, la persona que acomoda las placas de azulejos de mi alberca, pues incluso si este individuo no elige, él es la conexión que crea el patrón que se registró en los estudios PEAR o el que utiliza CoRe para hacer las conexiones.

Éste es el factor que las matemáticas y la ciencia contemporánea pasan por alto –ambas se basan en el mismo supuesto erróneo de que no existe una elección consciente o inconsciente posible. Como resultado sus conclusiones son cada vez menos universales.

Tomando en consideración este sencillo razonamiento, podemos afirmar que si vemos un patrón en nuestra vida, ello implica la forma más simple de eventos exitosos o fallidos sucesivos. Sabemos que nosotros mismos somos quienes conectamos dichos eventos, ya que, de no ser por nuestra intervención, estos eventos aislados habrían tenido la misma probabilidad de ocurrir.

“El sistema CoRe realiza esta evaluación de eventos, que la mayoría de las personas considerarían como COMPLETAMENTE independientes de nuestras acciones o intenciones -la emisión de un semi-conductor que ni siquiera está conectado físicamente a nosotros. PERO, como podemos ver un patrón en esta serie de datos considerados como “aleatorios”, con la línea de pensamiento anterior logramos comprender que ciertamente no sigue las ideas teóricas de la “aleatoriedad” debido a que somos el elemento conectivo.”

Incluso si usted no cuenta con un sistema CoRe, esta comprensión de lo que usted considera como “eventos aleatorios” en su vida permitirá que poco a poco los convierta en indicadores útiles para su existencia, en vez de descartarlos por estimar que son acontecimientos insignificantes.

Share.

About Author

Inergetix, Inc. founder and chief scientist.

Comments are closed.